Russian Red, callando bocas ago23

Etiquetas

Artículos relacionados

Compartir

Russian Red, callando bocas

RUSSIAN RED: “EL TRAUMA ES BUENO PARA CREAR CANCIONES”

Lourdes Hernández publicó hace unos meses ‘Fuerteventura’, un segundo álbum repleto de joyas. Espléndida en su papel como cantante, nos presenta su obra más ambiciosa para sorprender a todos los que éramos escépticos. ¡Discazo!

Al otro lado del teléfono la voz de Lourdes Hernández suena juvenil, acogedora y, sobre todo, sincera. Está en plena promo, así que está harta de responder a las mismas preguntas de rigor de periodistas que apenas tienen 15 minutos para cerrar el asunto de unas declaraciones. Rompo el hielo con una cuestión del estilo: Han pasado tres años desde tu debut, ¿te ha costado mucho aislarte después de todo lo que te ha ocurrido para lanzar este Fuerteventura? “Vaya, por fin, ¡gracias! ¡Por fin una pregunta diferente! Te lo agradezco, no te imaginas la cantidad de veces que repito lo mismo”, dice. “Supongo que me aislé por el tortazo que me dio la vida por un problema de salud de mi padre. Imagino que me olvidé de la música y concentré todas mis energías fuera de la música”, responde.

El disco fue “fabricado” en Glasgow y en él colaboraron los chicos de Belle And Sebastian y una figura clave llamada Charlie Bautista. Grabó junto a él el pasado verano una maqueta con una estructura básica de las canciones. “No quería que sonase pretenciosamente antiguo, sino que sonase actual pero con una inspiración determinada”, afirma. Sobre las canciones nos cuenta que nacieron en determinadas épocas. “Algunas forman parte del final de gira y otras nacieron cuando estaba en etapa tranquila o muda”. Preguntada por sus momentos de inspiración me dice que le resulta más fácil escribir cuando está “tocada”. “Cuando no estoy pasando un buen momento y necesito exorcizar ese sentimiento. Esas son las canciones con las que me quedo. Son esos temas que nacen en instantes delicados los que más aprecio y considero indispensables para un disco. El trauma es bueno para esto de inspirarte”.

Russian Red irrumpió hace tres años con ‘I love your Glasses’, vía internet, con unas cuantas canciones y con una estética que rompió moldes al situarla en el centro de la diana de un modo de interpretar bajo los trazos de: “mujer blanca soltera y guapa, que canta, compone, y encima dice que prefiere la derecha”. Así que el papel de la joven ante este nuevo disco era complejo dada la tediosa costumbre de este país de hacer de la envidia un arte. “De ese disco regrabaría sólo algunas canciones. Si fuese hoy ese álbum lo grabaría de forma distinta. Pienso que el sonido del disco era muy amateur. Tiene su encanto, pero creo que podría haberlo hecho mejor”.

Aprovecho la inercia y le doy la razón. ‘Fuerteventura’ (2011) tiene una hermosa sonoridad con un estilo delicado y nada monótono, sin los altibajos de su primera obra. Atesora un puñado de temas que se visualizan sin temor al cansancio, a que nos pueda el rumor de su voz. Un disco con cientos de matices, con formas y estructuras diferentes. Alegre, triste, melancólico, luminoso, mediterráneo. Tanto en el aspecto instrumental como en el aspecto de voz solista, el disco está cuidado al detalle. En resumen, un discazo. Pero a lo que iba, no puedo evitar decirle, que el cambio de sello, de lugar y circunstancias de grabación han sido claves. “El disco me cautivó a la primera, y eso es algo muy difícil”, le digo. “Gracias, ¿de verdad lo crees?”. Así es, así lo creo. Hagan la prueba, escúchense uno de los temas del nuevo álbum y otro del anterior. No hay comparación.

Le pregunto por uno de los temas. La cautivadora ‘My Love is gone’. “Nació en abril o mayo del pasado año. Tiene una letra cortísima. Recuerdo que tenía la melodía y los sentimientos de que el amor se había ido y me preguntaba en qué estado volvería”. Y en estas, el amor, si dejaría la música por amor. “Sí”, me dice con rotundidad. Para incidir segundos después. “Hay cosas más importantes que la música. No dejaría de hacer canciones, pero las compondría para mi o para esa persona”.

Lourdes se lanza con este segundo álbum al mundo del profesionalismo. Valiente y decidida, bien asesorada y repleta de talento. Todos los cortes de este álbum merecen un hueco en nuestro tiempo. Nada se desperdicia. Ha sabido llevar a su regazo un modo de componer e interpretar que es capaz de llegar al fondo, de emocionar.

Me despido de ella. “Oye, tu eres consciente de que creas tendencia, con tu gusto por la moda” (ha sido imagen de klint). “A mi me gusta la ropa, la imagen en general, el diseño, no sólo los trapitos. Pero vamos, no creo que esté a la cabeza de nada, ni que cree que tendencia. No sé…”