Melodías pop entre guitarras rock ene09

Etiquetas

Artículos relacionados

Compartir

Melodías pop entre guitarras rock


Weezer, el síndrome de los colores musicales

La banda liderada por Rivers Cuomo lanzó a mediados de año ‘The Red album’ un reencuentro con una de las bandas más melódicas de la historia del rock.

Rivers Cuomo suponemos que será un flamante licenciado en Literatura por la universidad de Harvard. Al menos eso esperamos dadas sus constantes ausencias al frente de un grupo con los típicos problemas internos espirituales de idas y venidas. Es el líder de Weezer, una las bandas más originales de las últimas décadas. Fundados en 1992 bajo una onda de influencias en la que Pixies están en el altar referencial.

Su sonido es sucio, con guitarras amplificadas y distorsionadas al máximo caracterizando muchos de sus temas. Prueba de esto es un primer disco, ‘The Blue album'(Geffen, 1994), obra de culto y, una vez más para esta web, disco fundamental para la historia del rock. Además tiene el privilegio de ser considerado uno de los discos con la portada más fea de la historia, ‘sala11 dixit’. En él se desgranan poco a poco las esencias musicales de la banda. Vendió más de 3 millones de discos en Estados Unidos. Su núcleo de fans crece y crece día a día al tiempo que este ‘Blue Album’ pasa de oreja en oreja. Un disco incombustible y de difícil superación, hasta el momento.

La puesta en escena de Weezer hacia el gran público jamás deja indiferente. No parece que se tomen en serio nada de lo que hacen. Ya en sus primeros videoclips dejaban pasear perros y personajes por delante de la cámara en un simbólico desfase de realidades. Célebre es el videoclip de ‘Buddy Holly’, en el que se meten en medio de una serie televisiva para actuar. Sus videos tienen una gran carga crítica, riéndose constantemente de todo lo que les rodea. La última grabación de su esperado disco ‘The red album’ (Geffen, 2008) se fue desgranando poco a poco a través de youtube, donde el grupo se comunica con sus numerosos seguidores. Fruto de esto y de años de dudas espirituales la banda de Los Ángeles lanzó a principios de año este disco rojo que comienza con una brutal tema llamado ‘Pork & Bins’, que fue colgado en la página de vídeos para anunciar su lanzamiento.

Weezer se caracterizan ante todo por su riqueza melódica, en su mayor parte nacidas al amparo de la voz “adolescente”, chillona y atormentada de Rivers. Las estructuras de sus temas son muy variadas, unos que van a más, otros que ni van ni vienen… Pues bien, el ‘Red Album’ ‘ no sabemos si pasará a la esfera de grandes discos de rock de todos los tiempos, pero tiene una pinta espléndida. Con canciones distintas que van un paso más allá y que rompen esa ligera monotonía que podrían tener disco anteriores, como ‘Pinkerton’ (Geffen, 1996), o ‘The Green Album’ (Interscope, 2001). Para empezar ese mencionado ‘Pork and bins’, realmente sobrecogedor. En el vídeo aparecen varios personajes célebres de la red interactuando con el grupo en un momento idílico de ida de olla absoluta, un tal Tay Zondei (toda una celebridad), el fan llorón de la Spears, el bailarín de la camiseta roja, los mentos en la Coca Cola…

A los acordes de ‘Troublemaker’, otro de los grandes temas de este disco, podemos acceder a golpe de clic y escuchar las palabras y recomendaciones de su guitarrista, Brian Bell. Un maravilloso tema rock bailable con mucha chicha. Los coros, muy habituales en el grupo, regresan de nuevo para deleite de los weezerianos.

‘The Greatest Man That Ever Lived (Variations on a Shaker Hymn)’ es una canción con una estructura musical desconcertante, que recuerda por momentos a grupos como Van Halen, del que copian en parte su logo corporativo. Los coros, los cambios de ritmo hacen de esta una de las canciones más elaboradas que han construido jamás los angelinos. Digamos que los Weezer abandonan ciertas manías para hacer canciones más elaboradas en el aspecto instrumental, se han convertido en grandes músicos. Sublimes los coros, reminiscencia de las tendencias de Rivers por la ópera rock, con la que flirteó en tiempos.

‘Everybody Get Dangerous’ es una gran canción de rock con constante cambios de ritmo, caña pura y destilamiento de mala leche. Excelente. Le sigue una semifantasmagórica, ‘dreamin’’, que recuerda mucho a su primera época con una melodía muy weezeriana. Así, poco a poco, un disco lleno de matices rock y de honestidad crítica.

Sensacional la forma en que la banda adapta sus temas, rompiendo los cánones habituales con los que trabajaba, con constantes cambios y huecos para el delirio lírico.

Once temas en los que hay espacio para casi todo, incluso para guiños electrónicos. La madurez del grupo queda patente con una ambición sin tapujos. Son ellos, son Weezer, uno de los grandes.