Entrevista a Jane Joyd feb24

Etiquetas

Artículos relacionados

Compartir

Entrevista a Jane Joyd

“EN MI CASA CANTAN TODOS. SOY PARTE DE UN CORO FAMILIAR”

Ganadora del Proyecto Demo 2011, la gallega Elba Fernández (Jane Joyd) nos muestra su visión sobre la música y los proyectos que tiene en mente

Quizás el destino quiso que el ciclo se cerrase así, con una entrevista a una artista latente y a punto de salir del huevo. A modo de clausura simbólica, como si la muerte de algo llamase al nacimiento de otro algo diferente, pero similar. Quizás algún día.

Jane Joyd protagonizó sin quererlo el final de una historia escrita en papeles que tuve el privilegio de disfrutar a lo largo de casi tres años. Echaré de menos encabezamiento o encabezonamiento mío en llamar a aquella sección ‘Toxicosmos’, como esa mágica palabra que un día leí en una canción y con la que creía, definía claramente lo que venía debajo. Pedazos de papel con los que un servidor aprendía a base de errores y de aciertos a contar cosas sobre la música que a uno le gustaría escuchar en cualquier tienda o supermercado.

El final de aquellas páginas durante el pasado mes de junio no fue nada comparado con la pérdida de los empleos de 19 personas que integraban la plantilla de Galicia Hoxe. Casi un par de meses después, ya con la sangría del paro reseca en el olvido, pero amenazante, y rememorando la ilusión y fuerza que desprende el talento en ciernes de esta gallega, rescato una versión un poco más ampliada de un adiós: la última entrevista sobre música que se publicó en el suplemento Lecer, que el mencionado medio de comunicación difundía todos los domingos.

Desde aquí, gracias a todos mi ex compañeros por su inestimable ayuda y comprensión.

Tiene 29 años, creo. ¿Dónde ha estado metida todo este tiempo?
He estado tocando en bandas de diferentes estilos como pop, rock, funky…siempre desde una perspectiva de intérprete. Mientras, yo tocaba mis canciones en mi casa, hasta que decidí sacarlas de paseo.

Le ha costado mucho dar el salto, ¿aparecer públicamente como Jane Joyd?
La verdad es que no. Llevo un año tocando en directo y he grabado un primer EP de 4 temas. En poco tiempo el proyecto ha caído muy bien, han pasado muchas cosas. Por experiencia, no suele ser lo habitual.

¿Recuerda cuál fue la primera canción que cantó en público?
No tengo muy buena memoria para esas cosas, aunque supongo que sería algún clásico. Tengo un buen recuerdo de “Have you ever seen the rain?” de Creedence, que fue de las primeras.

Le gusta mucho la imagen, el diseño, y dice que tiene una idea muy clara de su imagen artística. ¿Nos puede contar cómo la imagina?
La imagen es algo que tiene una lectura visual, así que creo que es mejor ir viendo cómo evoluciona el trabajo. En función de cómo vaya caminando el proyecto musicalmente la imagen irá siempre de apoyo. Pero de la misma manera que no puedo adelantar con palabras cómo sonarán las canciones nuevas, tampoco diré cómo será el diseño. Lo que es seguro es que será algo muy personal y cuidado.

Artistas como Bat for Lashes o Anna Calvi guardan una estética y una puesta en escena pensada y muy original. ¿Se ve algún día haciendo algo parecido?
Son dos artistas que me atraen, cada una con su estilo. A Natasha Khan la sigo desde el principio y me gusta lo personal y coherente que es con todo lo que hace. Como dices, son proyectos muy redondos y cuidados que aportan credibilidad. Creo que todo artista debería tender a eso.

Por cierto, en los directos, ¿qué nos encontraremos? ¿Qué repertorio toca?
Pues cambia bastante en función del lugar dónde vaya a tocar y el formato que lleve, y siempre suele caer alguna canción prestada de Bon Iver, Ane Brun,…dependiendo del momento.

Le hago la pregunta de rigor sobre el idioma. ¿Es necesario cantar en inglés para darle autenticidad a un estilo musical o no tiene nada que ver?
Lo del inglés no es algo que tenga muy pensado, simplemente busco la sonoridad del idioma, pero no pienso ni compongo en inglés. Viene siendo parte de la composición de una canción, la voz es un instrumento que cambia con la sonoridad del idioma. Es parte casi de un arreglo.

¿Construir canciones es una tarea compleja para usted? ¿Le cuesta mucho cerrar un tema?
Pues sí, da muchísimas vueltas hasta que acaba siendo lo que es finalmente. Incluso seguiría cambiando ahora mismo algunos que están terminados. Eso es porque están vivos y muchas veces cambian en los directos. Hay muchas maneras de contar la misma cosa y es difícil elegir una.

¿Cómo se imagina que será la música de Jane Joyd dentro de unos cinco años?
No tengo ni idea, y más dentro de cinco años. Posiblemente dentro de cinco años ya haya pasado por otros rumbos, eso dependerá del ritmo de trabajo, aunque lo que es seguro es que no me cierro a nada.

¿Es el directo en donde se encuentra mejor como artista?
Disfruto de cada parte del proceso, la verdad. El directo es algo que hace que la música viva, pero crearla también es maravilloso.

¿Se siente en cierto modo “abrumada” por todo lo que le está pasando en los últimos meses, especialmente desde lo de Proyecto Demo?
No, no es abrumada la palabra, supongo que sí sorprendida por la rapidez de los acontecimientos para un proyecto con tan poca trayectoria.

Su disco, ¿para cuándo? ¿Sigue pensando en autoeditarse o ya le han sugerido alguna “oferta”?
Estamos trabajando para sacar otra referencia en otoño, será otro paso más a nivel estilístico y por ahora todo apunta al “DIY” (autoedición).

Qué supone para usted la música ¿es una vía de escape, un simple modo de expresión más? En definitiva ¿por qué hace canciones?
Creo que es algo natural, es como una necesidad. A veces es una vía de escape y a veces es una manera más de decir cosas que no dirías en un contexto cotidiano.

Si tuviera que elegir otra canción para ilustrar un cortometraje de Jane Lloyd …
Me gustó mucho ese corto, así que robé gran parte del nombre. El cortometraje no tiene un guión hablado y la música es instrumental, el hilo conductor de la historia, es el nombre de Jane Lloyd que está presente durante toda su vida. Yo mantendría ese punto entre clásica y electrónica de la banda sonora. “Lost song” de Ólafur Arnalds sería mi elección, por ejemplo.

¿Qué le dicen en su casa cuando la escuchan cantar con esa voz maravillosa en la habitación?
Muchas gracias. En mi casa cantan todos, así que soy parte de un coro familiar. (jeje)

Finalizamos, dígame una canción que regalaría a alguien para ayudar a salir de un “mal de amores”.
¿A salir de un mal de amores?, sólo se me ocurren canciones sobre el desamor, pero no para salir de él. Será que es demasiado complicado darse ánimos a uno mismo como para hacer canciones así. Ane Brun cubre su alma con gomas elásticas para no hacerse daño al caer en “Rubber & Soul”, quizás no sea un mal consejo.